Lanzamiento en cassette Vociferando (Versiones Libres) I y II

La parte final del año llega con la edición en cassette de Vociferando (Versiones Libres) I y II. Se trata de un trabajo enorme, destacable por dónde se vea. También del resultado de encuentros entre artistas a través del tiempo, de los tiempos.

Por Martin Silva


Para comenzar a hablar de Vociferando cassette, se puede decir que la edición estuvo a cargo de Fuego Amigo Discos. Y ello indica el cuidado y respeto por la elección de canciones e intérpretes. Y aunque el material salió durante el año pasado, el lanzamiento en este formato es una gran oportunidad para contar de qué se trata y qué subyace debajo de semejante trabajo.


Vociferando Vol. I

El envío comienza con la versión de Mariano Esaín de “Líneas”, que está en coincidencia con los últimos trabajos de Manza. Una cercanía con el tríp hop que dota de una frescura al tema de Los Encargados.

Le sigue Guazuncho con “Solo se trata de vivir”. La versión original de Litto Nebbia invita a inventarse nuevas esperanzas para volver a empezar. Lo que Guazuncho logra es darle sustento a la letra. Parece haberla escrito el propio artista correntino.

A continuación, otra reversión en todo sentido: y es que Chelo Lares tiene una lograda adaptación pop oscura para “Perdón”, de Sebastián Kramer, uno de los creadores del mítico grupo iniciático contemporáneo Jaime sin Tierra.

“Soy quien no ha de morir ” apareció como una rara avis en el marco de un Divididos que comenzaba a querer implementar la fórmula por sobre la forma. En este caso, Vera Nois experimenta con cajas y vocales hasta llegar a un punto en que el cover cobra vida propia.

Diego Scagni aporta más experimentación aún para su interpretación de “Sin disfraz”, de Virus. Lo que era un tema bailable en el marco de los ochenta democráticos, se convierte en manos de Scagni en una intromisión de voces y ecos que se alejan y vuelven.

Pablo Reche lleva al extremo las intenciones de su ruidismo y experimentación al servicio de una versión de “Elevando una plegaria al sol”, traída desde un estadío vernáculo de Gustavo Santaolalla y su banda, Arco Iris.

Vociferando destaca por lo ecléctico


Vociferando Vol. II

De arranque, la segunda parte del trabajo tiene la más que correcta versión de “Porvenir”, que realizó Almanaques. Y que trae potencia y nostalgia. Puro garage indie argentino, registrado justo en momentos dónde Rosario Bléfari se iba y nos dejaba en la desolación completa.

Funes el Memorioso tiene en “Balada para una mujer” el homenaje a Viejas Locas: un grupo con una actualidad y cercanía en varias bandas y artistas de la escena independiente.

En tanto que nuestro querido Luis Baumann deja todo claro en su versión de “Vociferando” de José Alberto Iglesias, más conocido como Tanguito. Parecen ser pares complementarios que vencen al tiempo.

Namirí rescata a uno de los grandes artistas, precursores de todo, y en todo sentido. “Mariposas de madera” es de una belleza encantadora. La versión de Miguel Abuelo era una oda a la compañía, cosa que también se ve reflejado en el trabajo editado por FAD.

El histrionismo inquietante que Amensur despliega en “Ayer nomás” es más que destacable. Aquel Moris, un muchacho que quería romper moldes familiares y epocales, tiene en Hernán Federico un aliado transgeneracional. Potencia y frescura por demás.

La versión de “Sola en los bares” que interpreta Brigada Barceló es también un punto alto de la edición. Pop, drama, aprendizaje y una interpretación que deja el cover al nivel del original de Man Ray.

Vúmetro se encarga de otro rescate emotivo. El cover “Despacio” que lanzara María Gabriela Epumer a principios de siglo, es tan actual que encaja de manera perfecta en cualquier playlist de 2022.

Alguna vez se dijo que “Mañana en el Abasto” era una suerte de tango en el que Luca Prodan homenajeó al lugar en el que permaneció muchos días y sus noches. Pues, la versión de Verde y los caballos a Marte da cuenta de lo equivocada que era tal tesis. Y de lo cercano que el ítalo-escocés-argentino estaba de las vanguardias alternativas.

Mariano De los Ríos, presente


En conjunto, Vociferando es una edición que reúne mucha de la música que se ha producido desde la aparición de lo que se conoce como rock nacional. Pero también hay pop y versiones experimentales, ambient y demás. Es una propuesta ideal para aquellos hogares y dispositivos donde siempre esta sonando música. Artistas populares y masivos que llevaron lindos momentos a las vidas de varias generaciones y que se reinterpretan, se renuevan y, de alguna manera, son atravesades por la cultura actual. Que rescata, si hiciera falta, figuras artísticas como Tanguito, Miguel Abuelo o Moris. Olvidados en las postrimerías de las descargas de singles. Pero que también renueva la devoción por grandes artífices como Rosario Bléfari.

Y, claro está, es de destacar la incansable militancia del sello, con una participación explicativa del entrañable Mariano De los Ríos (de la que nos sentimos algo participes). Un círculo que pareciera cerrarse pero en realidad comienza el ascenso en espiral, esperemos, creciente de la circulación y difusión.

En suma, son dos ediciones que traen la novedad y la renovación a partir de la memoria cultural de una sociedad, de un pueblo. De eso, de la memoria, mucho se puede decir. Pero mucho también es lo que han realizado los FAD y este puñado de artistas.

A escuchar entonces, que -como toda memoria- mientras más se ejercita, mejores vamos a ser.


Deje su comentario

No se publicará su e-mail. Los campos obligatorios están marcados con un *.